vueltalcole

Vamos a preparar bien la vuelta al cole

Publicado por

Aún no sabemos bien cómo será, pero podemos avanzar y mirar de preparar bien la vuelta al cole para nuestros pequeños de la casa

Cuando acaba el verano toca la vuelta al cole y al trabajo. Que el regreso a la rutina no sea traumático es más sencillo de lo que parece. Como bien sabemos, este año resulta excepcional, es todo un dilema lo que nos encontraremos mañana con esta pandemia. No obstante, aún desconociendo días certeros de inicio, horarios y posibles cambios debido a los rebrotes, debemos reparar bien la vuelta al cole y seguir avanzando en nuestro camino de siempre. Hoy os vamos a ayudaros con algunos trucos para que decir adiós al verano cueste mucho menos.

1. Adapta los horarios de los peques gradualmente

En verano todos estiramos las jornadas, los niños se van a dormir bastante más tarde y lógicamente se levantan a diferentes horas. Disfrutan de los días con una única obligación, pasarlo bien y divertirse. Esto resulta positivo pero no compatible con el ritmo que deben llevar en clase. Cuando va acabando el verano, es necesario comenzar a adaptar esos horarios y rutinas para que el regreso al cole sea una experiencia positiva de continuación y no de ruptura.

Es recomendable iniciar un cambio de horarios como mínimo una semana antes de las clases. Fijar horas para ir a dormir y levantarse más temprano de manera gradual. Si los pequeños van a madrugar deberán ir a la cama mucho antes para que no pierdan sus horas de sueño.

En el caso de los más pequeños, podemos acompañar estos cambios graduales con algo de lectura complementaria o durante el día o a la hora de ir a dormir, algo que les ayudará a coger hábitos que durante el año irán realizando, aquí os proponemos algunas opciones.

Las horas de sueño diarias van disminuyendo según el crecimiento de los niños:

  • Los recién nacidos duermen entre 16 y 18 horas al día
  • Los niños de 2 a 3 años un promedio 13 horas
  • De 3 a 5 años entre 10 y 12 horas
  • De 6 a 10 años alrededor de 10 horas
  • A partir de los 10 años como mínimo 8 horas al día  

2. Recuperar la visión positiva y el entusiasmo de la vuelta al cole

La vuelta al cole es una nueva oportunidad para aprender, el reencuentro con los compis y poder vivir nuevas experiencias. Los padres tenemos la obligación de dar esta visión positiva al cambio. El verano acabará pero no significa que deba acabar la diversion. En clase es posible divertirse en muchos sentidos. El cambio es una oportunidad de vivir grandes momentos.

Especial atención merecen los niños que por vez primera van a ir a la guardería o van a cambiar de colegio. Pueden vivir este momento con mucho más estrés. Debemos hacer un buen trabajo previo de preparación a nivel psicológico. Explicarles en la medida de su comprensión, que el colegio es un lugar especial y único en el que pasarlo muy bien, reír, jugar y hacer amigos. Esto les generará expectativas positivas.

Según diferentes estudios, 3 de cada 10 menores sufren apatía, ansiedad e irritabilidad tras las vacaciones de verano al volver a la rutina. En la mayoría sucede porque tienden a imitar el estado de ánimo de los adultos. Es importante que los padres asuman su propia vuelta al trabajo con alegría y optimismo para contagiar a los pequeños de la casa.


También te puede interesar: Sharenting, piensa antes de compartir la vida de tus hijos en redes sociales


3. Equiparnos adecuadamente, vamos a estrenar cosas!

A qué niño o niña no les gusta estrenar estuche y pinturas! La vuelta al cole es una oportunidad de conseguir esa mochila molona de su superhéroe favorito. El equipamiento que necesitan nuestros pequeños para regresar a las aulas es en sí mismo un aliciente genial para potenciar la vuelta al cole.

Podemos dedicar tiempo con ellos a escoger juntos y comprar los libros y estos objetos especiales. Seguro que les hará mucha ilusion la posibilidad de estrenarlos en breve y de enseñarlos a sus compis de clase.

4. Planificamos actividades complementarias

Las actividades extraescolares siempre son importantes. Hemos de evitar sobrecargar al niño, es positivo elegir alguna actividad que le resulte especialmente atractiva, que le guste de verdad, que lo entretenga y le proporcione felicidad a la hora de ir. Siempre debemos de hacer una preselección con nuestros pequeños, nada de imponer, sólo sugerir. Ellos deben tener la posibilidad de participar en la selección. Hay que respetar su personalidad y prestar atención a aquello que le entusiasma y realmente les apetece.

Si hemos hecho bien este trabajo seguro que les ilusiona volver a sus sesiones de fútbol, pintura, danza…. Las actividades también forman parte de la motivación y trucos para la vuelta al cole. Al margen, el mes de septiembre es buen momento para estudiar qué tipo de extraescolares pueden resultar esenciales en su educación. En función de la edad y capacidad podemos tener en cuenta opciones como el inglés  o las clases de cocina. Podemos tener un repertorio inmenso, pero hay que marcar un límite. Es importante que los niños dispongan de su tiempo de juego libre. El exceso como siempre puede resultar negativo.


También te puede interesar: Dolor de cabeza y fiebre en niños, cómo debemos actuar


5. Reserva momentos para el juego a diario

El retorno a las aulas se hace en la mayoría de centros escolares poco a poco y este año pinta muy diferente, no sabemos si con jornadas más cortas o de qué manera. En la medida de lo posible debemos reservar estos días esos momentos de parque y juego para que la transición sea paulatina y llevadera. No olvidemos los juguetes educativos, ellos nos ayudaran en casa a que estén entretenidos y contentos pese al cambio del verano a la vuelta al cole. Volver al parque y encontrar a los amigos, o simplemente verlos, les permitirá adaptarse mucho más rápidamente al cambio.

Todos nuestros sueños se pueden volver realidad si tenemos el coraje de perseguirlos

WALT DISNEY

Deja un comentario