ocupacionvivienda

Ocupación de la vivienda. Qué debemos saber!

Publicado por

Con la reducción de la movilidad, la crisis del Covid la preocupación por la ocupación de la vivienda se ha disparado.

En este primer semestre en España se han presentado más de 40 denuncias de ocupación ilegal de la vivienda cada día.

Una cifra más que alarmante que pone en evidencia uno de los principales problemas con los que se enfrentan los propietarios de vivienda en nuestro país y que además se está viendo incrementado considerablemente a raíz de la pandemia.

Según los últimos datos facilitados por el Ministerio del Interior, entre enero y junio se han registrado más de 7.000 denuncias relacionadas con este delito en España, un incremento de más del 5% respecto al año anterior. Una cifra que en su pura realidad resulta mucho mayor, ya que únicamente refleja los casos que han llegado a juicio.

La alarma de seguridad, un elemento imprescindible

Las empresas de seguridad han visto crecer su negocio hasta un 15% más, teniendo en cuenta que una de las claves para evitar la ocupación de una vivienda pasa por la instalación de una buena alarma de seguridad.

Lo que tenemos que tener en cuenta es que si tenemos instalado un sistema de seguridad en lugar de ocupación se considera allanamiento. Hecho que además permite a la policía actuar de inmediato.

Además, sencillamente con tener un cartel de la alarma instalada ya se disuade la posibilidad de tener ocupación, ellos ya saben bien el inmueble sobre el que actúan, teniendo todo más que estudiado.

El propio sector de seguridad está invirtiendo en nuevas soluciones para evitar la ocupación de las viviendas y los robos en las mismas.

Securitas Direct, por su parte ha creado con tecnología ZeroVision, una técnica que consiste en la emisión de un humo denso muy molesto que bloquea la visión de la persona que ha accedido ilegalmente a la casa.

Alquilar pero con cuidado

Otra manera de evitar la ocupación de una vivienda es alquilandola. Eso sí, siempre con una serie de garantías. Una demanda de servicios que está creciendo por parte de los propietarios a raíz de la crisis. En la actualidad, se está apostando muchísimo por medidas de protección.

Son muchos los expertos que coinciden en que la mejor manera de evitar la ocupación de la vivienda es no teniéndola vacía, pero es necesario que el alquiler sea con garantías y seguridad.

Los propietarios deben saber que están alquilando a una persona solvente y con capacidad para pagar todos los meses.

Además sabiendo que existe un perfil de moroso profesional, que es el que puede pagar pero hace las mil y una para que así no sea.

Personas que conocen los mecanismos de los que disponen para intentar alargar el máximo posible su estancia en una vivienda sin pagar ni un euro.

Muchos de ellos actúan demostrando tener una posición solvente. Se dirigen a un propietario particular e intentan que haga las menores comprobaciones posibles alegando que tiene mucha prisa por cerrar el contrato de alquiler.

Seguido a esto intentan demostrar que tienen una buena posición económica ofreciendo el pago por adelantado de más de un mes.

Una vez se da un caso de morosidad, el tiempo medio que tienen registrada la incidencia varía entre los seis y ocho meses. Además una de las consecuencias del Covid ha sido la paralización de los juzgados (encima eso). Demasiado tiempo como para jugársela.

En cualquier caso nunca debemos dudar en contar con un profesional que nos asesore, ya que los ocupas suelen huir de esas empresas especializadas, en cambio un particular no tiene las herramientas para comprobar la veracidad de los documentos que aporta el inquilino, tales como el DNI o las nóminas.

En el contrato, todo al detalle

Es muy importante que el contrato cumpla con la LAU. Si haces un contrato sin el criterio correspondiente se puede volver en contra de tus derechos. Es muy importante que todo salga muy bien detallado. Eso sí, sin pasarse, marcar reglas excesivamente restrictivas como que el dueño puede acceder a la vivienda una vez a la semana o que el inquilino no pueda fumar en la casa pueden jugar a favor de un inquilino que sea moroso y que conoce la Ley.

Muchos morosos se la han estudiado para saltarsela y saben que si firman un contrato que no va en línea con la LAU pueden quedarse mucho más tiempo en la vivienda sin pagar ni un miserable euro. 

No es lo mismo tener un inquilino moroso que tener un okupa, los procesos jurídicos se complican en el caso del okupa, con todo y con esto hay que contar con servicios de profesionales que te asesoren bien, es por eso que un mal movimiento o una mala cláusula puede echar a perder toda la rentabilidad del contrato.


– Relacionado: Tu coche y moto no arrancan? Se acabo el quedarse tirado…


Suenan posibles soluciones

Hay que poner el foco en cómo solucionar esta problemática que no deja de crecer.

Son varios los expertos que creen que la única manera posible de que sea efectiva una ley que ya tenemos para evitar la ocupación de viviendas es exigir que se cumpla y que no caigan los jueces ni los árbitros en trampas de los okupas para ganar tiempo, presentando contratos de arrendamientos falsos.

Otra solución, igual más efectiva, pero en estos tiempos políticamente de difícil aplicación, sería la de modificar el código penal cambiando la pena del delito de usurpación de vivienda de una simple multa, a una pena de prisión menor.

Además se debería modificar la ley de enjuiciamiento civil, permitiendo que las desocupaciones de las viviendas sean tramitadas por órganos administrativos como los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado con la inminencia necesaria, por favor, hablamos de nuestras casas, tenemos derecho a dormir en ellas esa misma noche.

Una vez realizada la desocupación y con ellos ya fuera de las viviendas, sería lógico que se iniciaran los procedimientos judiciales, en otras palabras, cambiar el orden de proceder actual.

“Una casa es el lugar donde uno es esperado.”

ANTONIO GALA

Deja un comentario